El hombre y lo racional

"Lo que está muriendo en nuestros días no es la noción de hombre, sino un concepto insular del hombre, cercenado de la naturaleza, incluso de la suya propia. Lo que debe morir es la autoidolatría del hombre que se admira en la ramplona imagen de su propia racionalidad [...]. Ante todo, el hombre no puede verse reducido a su aspecto técnico de homo faber, ni a su aspecto racionalístico de homo sapiens. Hay que ver en él también el mito, la fiesta, la danza, el canto, el éxtasis, el amor, muerte, la desmesura, la guerra [...]. No deben despreciarse la afectividad, el desorden, la neurosis, la aleatoriedad. El auténtico hombre se halla en la dialéctica sapiens-demens."

Edgar Morin, "El paradigma perdido: el paraíso olvidado. Ensayo de bioantropología", Kairós, 1974

Comentarios

La gata sobre el tejado ha dicho que…
El hombre desnaturalizado, desarraigado de su propia naturaleza..... No desprecio la afectividad, las sensaciones.... son lo que me unen a mi yo más natural.... a ese yo que reencuentro en mis solitarias noches mirando las estrellas.... Ese yo que sin ego .... intenta relacionarse de la forma mas natural posible con los humanos que se cruzan en mi camino...

Dancemos descalzos para conectarnos con la madre tierra, con la naturaleza...

Me parece muy interesante este blog.... volveré...

Un abrazo, lindo
elHermitaño ha dicho que…
Muchas gracias por tus, como siempre, atinados comentarios, felina. Y eres demasiado generosa con tus apreciaciones sobre este blog... :)

Un beso, amiga.

Entradas populares de este blog

Parménides; el ser-Uno y el alcance de las palabras

La ética de Platón

Gorgias, el escéptico radical