La eterna pregunta...

La eterna pregunta...

16.3.07

Epicuro: el miedo irracional ante la muerte

La filosofía griega trataba todo tipo de saberes en sus primeros siglos. Con el helenismo se desliga del conocimiento puramente empírico, restringiendo su ámbito hasta convertirse en una disciplina del pensamiento, centrada en problemas relativos al hombre, y no acerca de los propios de la naturaleza.

Epicuro (341-270 antes de Cristo) fue un filósofo creador de la escuela que lleva su nombre. Consideró que para alcanzar la felicidad (fin último de toda filosofía) era necesaria la comunión entre la ausencia de preocupaciones y la búsqueda del placer (hedonismo). Y la ética (que en esta época es la facción de la filosofía más cultivada) puede llevarnos a la felicidad porque está sustentada en la autonomía (autarkeia) y la serenidad (ataraxia), valores imprescindibles para ello.

La ética de Epicuro nos indica que para hallar la felicidad debemos evitar todo tipo de miedos, que se reducen a cuatro, a saber: el tiempo, que devora los placeres; el dolor, que puede llegar en cualquier momento; el temor a los dioses y, por último, el miedo a la muerte. De todos ellos nos centraremos en este postrer temor.

Para Epicuro, el temor a la muerte brota por varios motivos: la angustia por la desaparición del yo, el miedo a los castigos, etc. Sea como sea, el caso es que sentimos pavor ante la muerte. Epicuro se pregunta si tal actitud es racional.

¿Qué entendemos por muerte? Sencillamente, la privación de toda sensación. No sentimos absolutamente nada al morir. Pero, en cambio, en nuestra vida, todo bien y todo mal nacen de la sensación. Entonces, si la muerte es privarnos de sentir y la vida es justamente poder sentir, ¿por qué motivo temer a la muerte, si cuando existimos no está presente y cuando está presente ya no existimos y, por tanto, no la sentimos? En palabras de Epicuro:

"Acostúmbrate a pensar que la muerte no es nada para nosotros. Porque todo bien y todo mal reside en la sensación, y la muerte es privación del sentir. Por lo tanto, el recto conocimiento de que nada es para nosotros la muerte hace dichosa la condición mortal de nuestra vida; no porque le añada una duración ilimitada, sino porque elimina el ansia de inmortalidad. Nada hay, pues, temible en el vivir para quien ha comprendido rectamente que nada temible hay en el no vivir. (Carta a Meneceo, 124)"

Por supuesto, Epicuro es consciente de que lo que preocupa a las personas puede muy bien no ser sólo la muerte por sí misma, sino lo que ella genera y su propia expectativa. Pero declara que "es necio quien dice que teme a la muerte, no porque le angustiará al presentarse, sino porque le angustia esperarla. Pues lo que al presentarse no causa turbación [acabamos de ver porqué], vanamente apenará mientras se le aguarda".

Lucrecio (99-55 antes de Cristo), poeta y filósofo que difundió las ideas de Epicuro en su famosa "De rerum natura", aporta matizaciones: sólo si uno existe y tiene su propia experiencia de un suceso puede determinar, o juzgar, si éste es bueno o malo para sí mismo. Dado que la muerte nos impide expermentar, tal condición no es mala en sí para la persona. Como temer a algo futuro que no es malo es irracional, y la muerte no es mala por lo dicho, Lucrecio concluye que el miedo a la muerte también es irracional.

Epicuro sintetiza su indiferencia ante la muerte con estas palabras:

"Así que el más espantoso de los males nada es para nosotros, puesto que mientras somos la muerte no está presente, y cuando la muerte se presenta ya no existimos. En nada afecta, pues, ni a los vivos ni a los muertos, porque para aquellos no está y éstos ya no son [...]. El sabio, en cambio, ni rehusa la vida ni teme el no vivir, porque no le abruma el vivir, ni considera que sea algún mal el no vivir (Carta a Meneceo, 125)"

¿Hay que temer a la muerte, o sólo es una necedad, un comportamiento irracional que no causa más que angustia y disminuye el placer en vida? Pese a que la muerte nos priva de toda sensación, en efecto, si mientras vivimos no tiene lugar en nuestra existencia y cuando nos llegua ya no poseemos tal, ¿no habrá la humanidad derrochado demasiada energía en temer y preocuparse por algo que no llegamos a experimentar de forma sensitiva y que, por tanto, realmente "no existe"?

¿Habrá que comenzar entonces a reirse de la muerte?

28 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buen material pero como me voy a reir de la muerte mongolico?

Anónimo dijo...

a los muertos me los sientoo lai

Anónimo dijo...

me llamo richi. puto

Anónimo dijo...

cuando quieras gay

Anónimo dijo...

;)

yo dijo...

no me hables haci qe te voi a matar cuando te vea gil

richi dijo...

chupala gil

richi dijo...

gallina.

Anónimo dijo...

cabezon vas a morir mañana me tomo un vino la familia y te cojo

Anónimo dijo...

la colo ;)

Anónimo dijo...

Pero ¿qué hay del temor a la incertidumbre a causa de la muerte? Los musitados "asuntos inconclusos". Que bien, como aquí presentados, se asocian los temores unos cono los otros: al tiempo, a la incertidumbre, al dolor, y todo a causa de la muerte. Saludos.

Anónimo dijo...

Dale puto

Anónimo dijo...

Entiendo el punto de Epicuro. Pero es un pensamiento demasiado ordenado, meticulosamente rigido y estrucutrado, casi un razonamiento logico deductivo con premisas verdaderas y conclusion logica. Pero mas alla de ser un razonamiento valido el hombre teme a lo que no conoce. Es un miedo natural aunque sea irracional o sin sentido. Los animales temen a los ruidos fuertes y cuando son separados del piso o bien al perder contacto con la tierra. Bien..., alzar un animal no representa un peligro real para el animal, no obstante el mismo tiene pavor. De la misma manera la muerte no representa ningun mal en terminos coherentes y racionales. Pero las sensaciones que vienen incorporadas a nuestra psique occidental asi lo ordenan. Y estamos circunscriptos en ella. No creo que alla alguien q pueda internalizar y vivir segun este concepto Epicurista. Los otros miedos se pueden mitigar. El de la muerte es mas complejo que su pensmaiento lienal

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Anónimo dijo...

Callense awnaos qlios

Anónimo dijo...

Muy interesante tu apreciación.. Gracias Joaquín.

Anónimo dijo...

me gustó leer tu blog! que horror lo que escriben algunos mensajes, porqué no los borras! hay gente muy fea jovenes muy maleducados! violentos agresivos, ignorantes

Anónimo dijo...

Es interesante el contra argumento de ciertas personas, me gusta ver los puntos de vista de otras personas. Muy bien estructurado este articulo...

Anónimo dijo...

Si está bueno excepto por ese pelotudo que no le gustan los insultos.

Anónimo dijo...

tal vez los jovenes ingnoren el proceso y se comporten de una manera ignorante enseñemosle los valores y los codigos antiguos.

Anónimo dijo...

hola papi

Anónimo dijo...

holissss

Anónimo dijo...

que hacen???

Anónimo dijo...

nada ustedes??

Anónimo dijo...

queles parecio elarticulo

Anónimo dijo...

muy bueno útil y una bazofia

Anónimo dijo...

��

Antónimo dijo...

Lo que nos dice Epicuro(filósofo genial) es que es absurdo temer a la muerte, ya que es inevitable evitarla. Tenemos que tomar conciencia cía de que más tarde o temprano se pasará por nuestra casa.¿Qué éramos antes de nacer? Lo que éramos antes de nacer, es lo que volveremos a ser cuando la Parca venga a recogernos de este mundo soñado, de un mundo donde nada es lo que parece, donde lo que parece ser algo, no es nada. La muerte es inexorable, y tenemos que aceptarla como algo natural que es el fin de un ciclo, porque todo en la vida tiene un carácter cíclico y efímero. Para mí, la muerte es tan natural como la vida, aunque nos produzca miedo.